Make your own free website on Tripod.com

NEUROCIENCIAS 2

Home | AFASIAS | APRAXIAS | AGNOSIAS | fin de año | DOCENTES | METODOLOGIA Y EVALUACION | PROGRAMA | OBJETIVOS | CONCIENCIA Y ORIENTACION | PENSAMIENTO Y LENGUAJE | JUICIO Y RAZONAMIENTO | MEMORIA | IDEACION Y ASOCIACION DE IDEAS | ATENCION | sensopercepción | Afectividad | Actividad | Inteligencia | LINKS | Aprendizaje | Historia

PENSAMIENTO Y LENGUAJE

cabeca.jpg

GUIA DE TRABAJOS PRACTICOS

TEXTO 1

 

  PENSAMIENTO

 

DEFINICION Y CONCEPTO: “el pensamiento es la más jerarquizada manifestación de la mente; su finalidad es la comprensión, entendimiento y facilitación de las relaciones interhumanas y la expresión, a través de la capacidad intelectual de cada individuo, de la sabiduría secular y universal”.

Tiene un CONTENIDO  formado por la idea directriz o conocimiento, el cual ha de ser elaborado para llegar a un fin determinado. Además de un contenido, el pensamiento tiene una FINALIDAD  que ha de alcanzarse a través de una serie de juicios y razonamientos entre ideas afines; en conexión con otros conocimientos vinculados con el tema o conocimiento central. Por lo tanto para alcanzar su finalidad debe recorrer las etapas de esas elaboraciones psíquicas de donde, además de un contenido y una finalidad, el pensamiento tiene un CURSO. Contenido, finalidad y curso presuponen la existencia de un deseo o de una intención; con otras palabras, para que el pensamiento culmine es necesario que haya  calor afectivo que ponga en juego una determinada cantidad de energía psíquica voluntaria capaz de regir la elaboración.

El pensamiento coherente normal es producto de un trabajo conscientemente dirigido, durante el cual la atención está concentrada en la actividad de todos los mecanismos psíquicos.

El tema que marca la finalidad y el curso del pensamiento es lo que se conoce bajo la denominación de IDEA DIRECTRIZ.  La idea directriz se destaca del conglomerado de ideas afines por la carga afectiva determinada por el deseo o intención  que la jerarquiza sobre las restantes que pasan a ocupar un plano secundario. Debido a ese interés que impregna a la idea directriz se pone en juego el mecanismo del juicio, que permite relacionar, comparar y valorar a las diversas constelaciones asociativas, eliminando unas y utilizando a otras mediante una minuciosa selección. La idea directriz se convierten en la  causa que facilita la elaboración del pensamiento que, movido por ella, se encauza y progresa hacia su fin. Pero para que esta progresión sea posible se requiere la participación imprescindible de las constelaciones asociativas, aún cuando éstas se encuentren supeditadas a la idea principal.

Las constelaciones asociativas están constituidas por un complejo conjunto de ideas vinculadas generalmente por lazos afectivos y que, por eso mismo, surgen a la conciencia interviniendo en la progresión del pensamiento. Intervienen también en la integración del pensamiento todos los acontecimientos del mismo tenor afectivo de la idea directriz, aún lo debidos a las causas más diversas pero que proveen constelaciones asociativas que pueden influir en el curso y en el contenido de aquél.

El pensamiento es la más noble, la más profunda y la más jerarquizada de las manifestaciones de la mente humana; exponente de la capacidad intelectual de cada persona que expresa a través de ella la sabiduría universal; su finalidad es, primordialmente, la comprensión y la facilitación de las relaciones ínter humanas”.

El pensamiento evoluciona paso a paso, desde el pensamiento primitivo o mágico de los niños hasta el pensamiento lógico que corresponde a la época de la madurez psíquica. El factor más importante que propulsa dicha evolución es la inteligencia.

 

1.      PENSAMIENTO MAGICO  O PRIMITIVO:

Propio del niño, del hombre de escasa evolución y de los pueblos primitivos. Se relaciona con el mundo mágico: todo lo que acontece se halla en relación y dependencia de las fuerzas de la naturaleza. Si bien el hombre en su evolución hacia el pensamiento lógico se aleja cada vez más del mundo mágico, en ningún momento logra desprenderse totalmente de él, al que se halla sujeto por lazos establecidos durante sus primeros años de vida y por  aquellos lazos, expresión de lo filogenético, que  nacen con él.

Esta íntimamente relacionado con el mundo mágico, el cual considera que todo cuanto acontece se halla sometido al influjo de las fuerzas de la naturaleza. En la infancia y en los individuos que no han superado la etapa primitiva el pensamiento se desenvuelve en forma insuficiente y precaria, manteniendo muy reducidas las distancias entre sujeto y objeto, es decir que se mantiene muy próximos y ligado al mundo de las cosas concretas, como consecuencia del desconocimiento y falta de real comprensión del mundo exterior y de los fenómenos que en el se producen. Los hechos y los fenómenos al entrar en relación, directa o indirecta,  con el individuo despiertan en él vivencias y estados afectivos que lo predisponen al error, por la inclinación innata del hombre a identificarse con la naturaleza y a pasmar a su imagen y semejanza todo cuanto en ella existe.

Niños y seres primitivos viven sin la exacta noción de su individualidad y autonomía; no han aprendido aún a vivir  en el mundo externo del que forman parte; no comprenden la realidad objetiva de todas las cosas y no las individualizan a pesar de las múltiples relaciones témporo-espaciales que existen entre ellas; no viven el mundo real sino en el mundo de las apariencias.

El pensamiento mágico atribuye a los objetos cualidades extrañas  y les asigna poderes e influencias diversas que relaciona, por razones y similitud o de proximidad en el tiempo y en el espacio, con acontecimientos ocurridos en torno a ellos.

Sus bases son:

Ø      Dos objetos parecidos o que presentan algún punto de  semejanza se consideran dotados de iguales propiedades.

Ø      Dos objetos aunque sean  totalmente diferentes, si se hallan en contacto o próximos se consideran influenciados mutuamente, adquiriendo uno las propiedades del otro. De acuerdo a estos principios se establecen entre los objetos y los hechos relaciones en las que prima el razonamiento global, por lo tanto el pensamiento mágico carece de una base sólida, formal y lógica, lo que lo expone a numerosos errores. En este tipo de pensamiento primitivo enraízan todas las supersticiones imaginables que, transmitidas a través del tiempo perduran aún en nuestros días. Tales supersticiones son producto de los temores, de las ansias y de las dudas del hombre inerme frente las fuerzas y las inclemencias de la naturaleza y ante las situaciones en que peligran su vida y sus bienes. Esos temores supersticiosos se manifiestan también ante las prohibiciones y mandatos de ciertos ritos, como ocurre  con el tabú en algunas religiones de Polinesia y frente a supuestas influencias maléficas atribuidas a la sola presencia o mención de determinados objetos o personas. Para contrarrestar los maleficios y los peligros el pensamiento mágico ha creado los amuletos y los talismanes.

 

2.      PENSAMIENTO LOGICO:

Es el que se elabora mediante el razonamiento analítico que se basa en tres principios:

Ø      PRINCIPIO DE LA CONTRADICCION: sustentado por el razonamiento por deducción, “una cosa no pude ser más que ella misma, en un mismo momento y bajo las mismas condiciones”. El ejemplo matemático: A=B; B=C; luego A=C.

Ø      PRINCIPIO DEL DETERMINSIMO O LEGALIDAD: proporcionado por el razonamiento por inducción, “toda modificación que una cosa experimenta se halla sujeta a condiciones bien determinadas, o sea que está regida por una o más leyes”.

Ø      PRINCIPIO DE FINALIDAD: sostenido por el razonamiento por analogía, “la convergencia y reunión de determinadas condiciones favorece un fin consciente o inconsciente perseguido”.

Todos estos razonamientos elaboran al pensamiento lógico en el que observamos un verdadero sistema de operaciones mentales regidas por conductas especiales que nacen del medio social y de la cooperación con los semejantes. El pensamiento lógico es el resultado de las operaciones que realiza el razonamiento analítico, el cual se afirma a los principios fundamentales que hemos enunciado: principio de la no-contradicción; principio del determinismo; principio de finalidad.  Los dos primeros son esenciales para el pensamiento lógico, no así el tercero.

 

PSICOPATOLOGIA DEL PENSAMIENTO:

 

Se registran perturbaciones en el CURSO  y en el CONTENIDO.

 

TRASTORNOS DEL CURSO DEL PENSAMIENTO:

 

v     Inhibición del pensamiento:

Corresponde a una lentitud en los procesos psíquicos que se manifiesta por un aumento del período de latencia entre la pregunta y la respuesta y por un retardo en la asociación de ideas. El paciente habla poco, con un discurso lento, dando la clásica impresión de que le cuesta pensar. Se presenta con mayor frecuencia en los trastornos depresivos endógenos y en la catatonía inhibida. En el depresivo es acompañado de tristeza, de ideas de autólisis, en la catatonía hay irá acompañada de trastornos de la psicomotricidad.

 

v     Aceleración del pensamiento:

Corresponde a una aceleración de los procesos psíquicos. Existe un desarrollo exageradamente rápido del proceso racional. Hay una disminución del período de latencia, verbalizando un alto número de representaciones evocables por unidad de tiempo. Aparece en los casos de aceleración del ritmo psíquico: excitación psicomotriz, especialmente en las manías, y en algunas psicosis exógenas de origen tóxico-infeccioso. Generalmente va asociados a verborragia, fuga  de ideas, atención inestable, hipermnesia por disminución del umbral de evocación.

 

v     Fuga de ideas:

Denominada también pensamiento ideo-fugal, corresponde a la exageración de la aceleración del pensamiento o taquipsiquia. Clásicamente viene definida por cuatro características que son:

Ø      Desorden y falta aparente de finalidad completiva de las operaciones intelectuales. Hay cierta relación entre los conceptos más próximos en el tiempo, pero el conjunto carece de sentido, de unidad significativa.

Ø      Predominio del mecanismo de asociación de ideas, que se muestra notoriamente por la asonancia de palabras, con abundancia de conceptos disparatados.

Ø      Facilidad de desviarse del curso central del pensar por estímulos externos (distraibilidas).

Ø      Aceleración del ritmo de la expresión verbal.

La aparición de dichos síntomas es patognomónica en la fase maníaca de la psicosis maniaco-depresiva.

 

v     Retardo del pensamiento:

En los casos de retardo del ritmo psíquico; inhibición de los procesos psíquicos: deprimidos, tristes, melancólicos, confusos mentales, dementes y oligofrénicos.

 

v     Prolijidad o minuciosidad del pensamiento:

Incapacidad de extraer los contenidos mentales esenciales para alcanzar la finalidad: débiles mentales, epilépticos y dementes.

 

v     Perseverancia del pensamiento:

Es la incapacidad de conmutar de un tema a otro, es decir, la falta de dinámica discursiva, deteniéndose de forma continuada en los mismos conceptos, la denominaremos pensamiento perseverante. Las repeticiones y la impresión para el oyente de que resulta un lenguaje pegajoso y poco vivaz son sus principales características. Básicamente se presenta en la epilepsia, neurosis obsesiva, y algunos cuadros psicóticos residuales.

Repetición periódica y automática de palabras que se intercalan en su curso: personas normales por fatiga psíquica o por intoxicación por el alcohol, alcaloides, hipnóticos; débiles mentales por su pobreza ideativa; dementes por el empobrecimiento ideativo y fallas de evocación; epilépticos por retardo del ritmo psíquico y esquizofrénicos por disloque psíquico.

 

v     Interceptación del pensamiento:

Interceptación brusca del curso que se reinicia instantes después retomando el curso anterior o a menudo un curso diferente: esquizofrénico.

 

v     Rigidez del pensamiento:

Perturbación del curso por la persistencia de una idea a la que se dispensa preferencia, hay resistencia para abandonarla y llega a condicionar los actos del  pensamiento, pierde su elasticidad normal: esquizofrénicos por los trastornos de la personalidad.

 

v     Estereotipia del pensamiento:

 Repetición continuada de palabras o frases que se intercalan en el curso del pensamiento y no participan del tema del mismo. Esto la distingue de la perseverancia.

 

v     Verbigeración del pensamiento: 

Repetición de las mismas palabras o frases en períodos de tiempo más o menos prolongados. No participa del pensamiento, sin sentido ni lógica: en caso de trastornos graves de la corteza de los dementes y confusos.

 

v     Disgregación del pensamiento:

Este pierde su finalidad lógica por que la idea directriz carece de capacidad para mantener y condicionar el curso del pensamiento. Expresa trastornos graves de la psique: esquizofrenias y demencias. Para hablar de disgregación deben cumplirse tres puntos, que como resultado final darán un lenguaje constituido por frases correctas, pero sin comprensibilidad global de discurso. Estos tres puntos son:

Ø      Pérdida de la idea directriz: no es capaz de subordinar una idea a otra de forma jerárquica para conseguir una ordenación progresiva y comprensible. El disgregado sufre, como ha dicho Behring, disminución de amplitud del arco intencional.

Ø      Ruptura de las asociaciones normales: surgen asociaciones desligadas de la experiencia y que el sujeto sano estima como sorprendentes, unilaterales e incomprensibles.

Ø      No es influenciable por los estímulos externos, tiene un matiz autónomo.

 

TRASTORNOS DEL CONTENIDO DEL PENSAMIENTO:

 

v     Pensamiento incoherente:

Además de faltar una idea directriz global, no existe una conexión significativa lógica entre las diferentes palabras. Posee toda las características de la disgregación más la incomprensibilidad, tanto a nivel global del discurso como a nivel parcial de sus frases constitutivas, este dato constituirá el puntal para el diagnóstico diferencial con la disgregación y será concretamente el determinante de la adscripción de la incoherencia a las psicosis que  cursan con trastornos del nivel de vigilancia, es decir, las psicosis exógenas.

 En los casos que se produce pérdida de lucidez de la conciencia, la cual no controla el mecanismo asociativo que escapa a las leyes lógicas normales. El contenido del pensamiento incoherente resulta de asociaciones ilógicas que encadenan conceptos de significaciones diferentes.

 

v     Pensamiento delirante:

El contenido del pensamiento esta integrado por concepciones delirantes.

 

v     Pensamiento obsesivo:

El contenido esta integrado por las más variadas obsesiones.

 

 

Si querés preguntar algo hidalgoemilio@hotmail.com